trucos blogger

miércoles, 19 de marzo de 2014

Porque Naruto ya no es una buena serie


Advertencia: El siguiente artículo contiene una gran cantidad de SPOILERS. Por otra parte, solo refleja la opinión de la persona que lo escribió y no necesariamente el Rincón de Imo está de acuerdo con ella.

Bien, no sé por donde empezar para explicar mi enojo... es decir, Naruto comenzó como un buen anime/manga; lleno de personajes carismáticos, combates emocionantes con estrategias bien diseñadas y una trama interesante que no dejaba de sorprendernos con continuos reveses y revelaciones.

Es cierto que hay muchos detractores de la serie que en parte tienen razón en sus críticas por el excesivo sentimentalismo, el ridículo diseño de imagen Pop (típico de un shounen) y esos patrones de conducta diseñados para generar empatía con adolescentes que prefieren ver estimuladas sus emociones antes que su cerebro. Pero también hay muchos que simplemente odian Naruto porque en su mayoría son nostalfags que no soportan que un fanboy de 15 años con poco criterio les diga que es mejor que Dragon Ball.

Desafortunadamente esta serie siempre ha tenido que cargar con el lastre que los narutards han creado en torno a ella. Pero más allá de comparaciones y odios hay que reconocer que Naruto, a pesar de los clichés y la clara influencia de otras series, desarrolló una buena historia con una premisa sólida.

¿Pero entonces qué pasó? ¿Por qué mi enojo? Pues por ver en lo que se ha convertido la serie ahora:

Para empezar resulta que no hay malos, todos los villanos no son más que pobres almas incomprendidas que se volvieron crueles solo porque la vida los trató mal y ahora tienen esa actitud de adolescente insufrible que quiere vengarse del mundo (y sí Sasuke, tú eres el más patético de todos) pero en el fondo todos son buenos y solo necesitaban hablar de sus sentimientos para desahogarse. Incluso el Kyubii que era la encarnación misma del mal ablandó su corazón, y ahora es un aliado más que fue transformado por los sentimientos puros de Naruto ja ja ja. Kabuto, Pain, Obito y cada villano que sobrevivió sufrieron la misma transfiguración, !!!Y para colmo ahora hasta Orichimaru ahora es un aliado!!!. Estoy convencido de que en esa serie no hay "malos", todos son buenos.






También me enferma esa renuencia del autor a matar a sus personajes más importantes. Ya antes se había atrevido a matar a Jiraiya, el tercer Hokage, Itachi, etc. Durante la batalla con Pain, Kakashi y Hinata perdieron la vida de una manera conmovedora... ¿Pero qué pasó después?, !!!Pain se volvió bueno y todos revivieron!!!. Por Dios, esto no solo redujo automáticamente el impacto y significado de las muertes de esa batalla, sino de toda la serie... y como si Kishimoto quisiera darme la razón, de pronto se da a conocer el Edo Tensei y empiezan a revivir todos los personajes para arreglar sus asuntos pendientes, decirle a sus seres queridos que los amaban y morír tranquilos... por segunda vez... puras muertes que ya no tienen sabor. Ah sí, ¿Recuedan a Neji? Ese que no murió sino hasta que ya se había convertido en un personaje secundario en la serie... probablemente con Gai pase lo mismo.


Otra cosa: Sakura... la eterna Sakura, una inútil hecha y derecha, a la que trataron de darle impulso revelando que tenía un poder oculto, pero nunca ha pasado de ser más que un personaje de relleno del que todos sabemos que está muy por debajo de Naruto y Sasuke, me alegra que su Chakra no haya durado más que unos cuantos episodios.

Naruto lleva más de 16 años emitiéndose. No es posible que en ese tiempo no haya evolucionado ni sabido crecer junto con su audiencia, sino al contrario, sigue basándose en los mismos recursos una y otra vez al grado de volverse predecible. Parece que a Kishimito (el autor) se le olvida que muchos ya no somos niños y ahora buscamos experiencias más maduras y profundas, no historias simplonas. Algunos dicen que se dejo influenciar por la presión de los fans y la editora, no lo sé, pero lo cierto es que Naruto ha venido a menos.

Por todo esto es que mis expectativas respecto al final no podrían ser más bajas. De antemano ya te dijeron que Madara era bueno e incluso fue el mejor amigo de Hashirama, pero que el mundo cruel y la pérdida de su hermano lo llevó a tomar esas decisiones tan radicales. Así que puedo atreverme a adivinar el final, Madara se dará cuenta de que su forma de pensar estaba equivocada (aunque sea en su lecho de muerte), se volverá bueno y así la voluntad de fuego prevalecerá una vez más... aburrido, cursi, repetitivo, predecible y sin un gran trasfondo, algo que podría adivinar cualquiera. Aunque sinceramente espero que Kishimoto me cierre la boca y me demuestre que estoy equivocado, dudo que pase.

Naruto parece el tipo de historia escrita por un niño donde nadie se muere (y si lo hacen, reviven) y al final todos se vuelven buenos y viven felices para siempre.

No olviden comentar, queremos saber su opinión al respecto y recuerden dejar su recomendación para la próxima serie que analizaremos aquí en el rincón, no necesariamente tiene que ser un anime.

Juan Arauz Web Developer