trucos blogger

domingo, 19 de enero de 2014

El bebé maligno


Jugar bromas pesadas es considerada por algunos como todo un arte. Lleva su tiempo pensar, desarrollar y pasar tantos intentos de bromas, y sobre todo: Reinventar.

Bajo esta premisa fue que unos bromistas idearon una extraña forma de asustar a sus víctimas.

Y es que, normalmente, si escucharas a un bebé llorando por la calle, y vieras una carreola abandonada en el medio de la acera, la primera reacción de alguien sería acercarse a ver qué pasa. Pero lo mejor es tener cuidado, porque cada buen samaritano que hizo eso se llevó un gran susto por querer hace una buena acción con un bebé robot increíblemente malvado y realista, que hizo que más de un persona saltara.

Veanlo por ustedes mismos.

Juan Arauz Web Developer