trucos blogger

viernes, 24 de enero de 2014

Ayudar a un niño solo en la calle puede ser muy complicado en Japón


LLegó la noche, y un hombre que caminaba por la calle de pronto ve a una niña sola que llora. Está sola y parece estar perdida. ¿Qué es lo que debería hacer?. La respuesta parece ser obvia: acercarse para ayudarla. Pero en esta época donde abunda la desconfianza la respuesta no es tan simple.

Algo como esto ocurrió en Japón el pasado 7 de enero, que muestra que la situación tiene cierto grado de complejidad. Cerca de las 8 p. m. de ese día, un hombre vio en la calle a una niña de 6 o 7 años que estaba sola y llorando.


Lo primero que se le ocurrió fue lo mismo que a cualquier otra persona: acercarse a la niña y preguntarle qué le sucede: ¿Por qué estás sola? ¿Dónde están tus padres? ¿Dónde vives? Sin embargo, después de pensarlo mejor y decidió no hacerlo. Tuvo miedo de que su gesto pudiera ser interpretado como el de un pederasta. A los niños se les enseña a desconfiar de los extraños. ¿Y si la propia niña o a cualquier otra persona le parecía sospechosa su actitud y lo confundía con un pervertido o algo así?

Sin embargo, tampoco podía dejar a la niña ahí abandonada, así que tomó una decisión intermedia: llamó al 110, el número de emergencia de la policía de Japón. El operador le pidió al hombre que trasladara a la niña al puesto policial más cercano.

Pero el hombre se negó por el mismo miedo que le impidió acercarse a la niña, por lo que pidió que enviaran a un policía lo antes posible para ayudarla. Después de esto, siguió su camino.

Todo esto se supo porque el mismo protagonista lo contó por Twitter al día siguiente. Su decisión provocó diferentes reacciones. Mientras algunos alabaron su preocupación por la niña y la prudencia con la que actuó, otros lo tacharon de paranoico, señalando que debió haberse acercado para averiguar si la niña estaba bien y llevarla al puesto policial más próximo.

La historia por suerte, tuvo un final feliz. La policía se comunicó posteriormente con el hombre para avisarle que habían recuperado a la niña, sana y salva. Aún así, el tuitero confesó que si volviera a encontrarse en una situación parecida quizá no llamaría a la policía.

“Nunca creí que el simple hecho de intentar ayudar a un niño que está llorando pudiera ser tan difícil”, admitió.


Fuente: http://www.worldanime.tv/

Juan Arauz Web Developer