trucos blogger

jueves, 17 de octubre de 2013

El misterio de la maldición de Tutankamon


Hablar de tumbas de faraones es hablar de las ideas de la cultura del antiguo egipto sobre la muerte; y también sobre una serie de historias, mitos y leyendas que terminan con maldiciones y tragedias. El caso más famoso es el de Tutankamon, quien fue un faraón del antiguo Egipto en el siglo XIV a.C. que llegó al poder desde niño pero murió muy joven, a la edad de 18 años y sin dejar descendencia. La riqueza de este faraón lo hizo famoso en nuestros días cuando se descubrió su tumba, pues fue enterrado en el Valle de los Reyes con todos sus tesoros, pero esto también dió pie a la famosa maldición de Tutankamon.

El 4 de noviembre de 1922, Howard Carter, un arqueólogo británico, y su equipo de expedición, encontraron la tumba de Tutankamon, acompañado de varios tesoros como muebles, joyas, armas y estatuas. Pero lo más sorprendente no fue el descubrimiento en sí, sino los eventos trágicos que le ocurrieron a los miembros de la expedición y con los que empezó la leyenda de la maldición de Tutankamon, respaldada por la inscripción que encontraron en la entrada al sarcófago: “La muerte vendrá con alas ligeras sobre todo aquel que se atreva a violar esta tumba”.



La primera víctima fue Lord Carnavon, quien financió, después de encontrar la tumba, fue picado en la mejilla por un mosquito, después cuando se estaba afeitando se cortó en el lugar de la picadura. Esto le causó infecciones de garganta, oído y pulmón, contrayendo así neumonía y finalmente un ataque al corazón que lo mató.

Otras muertes relacionadas con la maldición son la del hermano de Lord Carnavon quien al volver a Londres cayó muerto sin causa aparente; su ayudante A. Mace, quien rompió el sello de la cámara real, murió en el hotel; el radiólogo de la expedición, Sir D. Reid murió al llegar a Suiza; la secretaria de Carter murió de un ataque al corazón; su padre calló de un séptimo piso; un profesor canadiense y amigo de Carter, murió en su hotel de un ataque cerebral horas después de visitar la tumba. Y la muerte más rara fue la del médico de la Universidad de El Cairo que se atrevió a declarar en medio de una conferencia que probablemente estaban bajo el efecto de una maldición, ya que tuvo un accidente de auto justo después de dar esta conferencia.

Ya en 1935 cerca de 20 personas relacionadas con la expedición habían muerto de forma extraña, lo raro es que la maldición nunca afectó a Carter o al médico que realizó la autopsia.

Super blogs Web Developer