trucos blogger

martes, 24 de septiembre de 2013

La niña del balón de basketball



Qian Hongyan es una pequeña niña que se ha convertido en un auténtico ejemplo de lucha y superación. Esta niña perdió las piernas a causa de un accidente automovilístico hace más de ocho años, y a pesar de las dificultades a las que debió enfrentarse, nunca se rindió.

Su familia no contaba con los recursos que necesitaban para pagar la operación y la prótesis de sus piernas, así que optaron por ayudarla con una solución casera, el cual terminó por convertirse en algo tan llamativo que todas las personas de la provincia de Yunnan, en China, no pudieron evitar notar.

Ya que los padres de la pequeña Qian, que en aquella época tenía cinco años, le colocaron un balón de basket ball justo al final del tronco de su cuerpo, en el que ella se apoyaba para poder arrastrarse o saltar, además de ayudarse con dos cepillos para lavar ropa, uno en cada mano, usadas como una especie de muletas. Por todo esto, la gente empezó a conocerla con el seudónimo de Basketball girl (La chica del balón de baloncesto, en español.




Gracias a los cuidados y el amor de su familia, Qian Hongyan fue capaz de reaccionar frente a ese gran desafío con mucha fortaleza e inclusive alegría, logrando hacer su vida sobre el balón como si fueran unas prótesis.

La niña sobresalió porque a pesar de haber perdido la mitad del cuerpo, nunca perdió la alegría por la vida, y siempre se la ha visto sonreír mientras andaba camino a su escuela de Luliang, con el mismo o quizá hasta más entusiasmo que los niños de su edad, y es que incluso fue una alumna destacada del colegio. Al llegar a la escuela siempre recibía ayuda para sacar su cuerpo del balón de basket y acomodarse en el pupitre. Al terminar las clases, regresaba rebotando a casa.




Todo su esfuerzo y el de su familia se vieron recompensados el día que un grupo de destacados médicos, ofrecieron proporcionarle unas sofisticadas piernas artificiales que le permitieron volver a caminar y así dejar de arrastrarse sobre el balón. Esta rehabilitación comenzó en el 2005.

Qian Hongyan usó por primera vez su nueva prótesis en el Centro de Rehabilitación de Pekín, China, después de algunos exámenes médicos y el ya mencionado proceso de rehabilitación. La alegría de niña fue tanta que no pudo evitar enseñar sus nuevas “piernas” para que tomaran unas fotografías de las diferentes agencias de noticias que se refirieron a su caso como algo insólito.

Cuando sabemos de historias como esta, solo queda decir para uno mismo y en silencio: No tengo nada de qué quejarme, todo va a estar bien a pesar de todo.

Super blogs Web Developer